Home>Noticias>Lumbalgia y Ciática

Lumbalgia y Ciática

¿Quién no ha sufrido en algún momento de su vida un episodio de lumbalgia o ciática?

Se estima que en torno al 80 % de las personas han sufrido o van a sufrir alguna crisis de lumbalgia o lumbociática ( nombre médico que se le da a la ciática ) a lo largo de su vida.

 

¿Qué es una lumbalgia y una ciática y en qué se diferencian?

  • LUMBALGIA: Síndrome doloroso situado en la zona lumbar que afecta a las diferentes estructuras osteomusculares.
  • CIATICA: Síndrome doloroso que, por diferentes causas, compromete una raíz nerviosa provocando dolor, no solo lumbar, sino también a lo largo de los miembros inferiores ( piernas ), habitualmente sobre la cara posterior. En estos casos hablamos de dolor irradiado. Esta es la diferencia principal entre ambas patologías.

Estos síndromes afectan principalmente a hombres de edad media y se trata de una de las principales causas de absentismo laboral.

 

¿Qué lo provocan? Pasamos a enumerar las posibles causas:

  • Mecánicas: Provoca la gran mayoría de lumbalgias y ciáticas . Se debe a una sobrecarga funcional y/o estructural que se asocia a problemas posturales. Los desequilibrios entre grupos musculares ( abdominales y espinales ) son muy evidentes en estos casos. Estructuras como músculos, ligamentos, cápsula articular suelen afectarse al mismo tiempo. Tanto la columna dorso lumbar como el anillo sacro pélvico es fundamental en el tratamientos de estas patologías.
  • Problemas del disco intervertebral:
    • Protusión discal: Se produce una ruptura de las fibras del anillo del disco intervertebral, migrando el núcleo pulposo del mismo que no desborda la integridad del cuerpo de la vértebra.
    • Hernia discal: Se trata de un paso más avanzado al anterior en el que el núcleo pulposo desborda el cuerpo vertebral.
  • Traumáticas: Accidentes de tráfico, caídas, sobreesfuerzos…pueden provocar contusiones óseas e incluso fracturas.
  • Inflamatorias: Artritis reumatoide, espondilitis anquilosante son las que más nos encontramos.
  • Infecciosas: Brucelosis, tuberculosis ósea o Mal de Pott, espondilodiscitis por gérmenes banales.
  • Viscerales: Diferentes disfunciones de ovario, útero, riñones, vejiga, intestino delgado y grueso pueden reflejar su patología en forma de dolor a nivel dorso-lumbar. Encontramos gran número de lumbalgias y ciáticas provocadas por disfunciones de movilidad y motilidad de las propias vísceras.
  • Vasculares: Aneurismas arterias. Muy infrecuentes.

 

¿Cuál es el tratamiento que se sigue?

Varía en gran medida en función de en qué profesional nos pongamos, de las causas que generen estas patologías y de cuál sea el estadío en que se encuentre.

En términos generales si el paciente presenta un dolor muy agudo se deben administrar tratamiento farmacológico de tipo analgésico y antiinflamatoria asociado a relajantes musculares.

Por otro lado, tanto en casos agudos como crónicos, la Fisioterapia mediante la aplicación de calor, corrientes analgésicas, microonda, masoterapia es una medida muy a tener en cuenta para el tratamiento de estos pacientes. Nosotros hacemos uso de las medidas antes comentadas pero como especialistas en Osteopatía, nos basamos principalmente de un tratamiento manual tanto en la esfera puramente estructural (músculos, ligamentos, huesos…), como en la visceral y craneal. La combinación de Fisioterapia y Osteopatía nos ha resultado muy útil en el tratamiento de lumbalgias y ciáticas. La punción seca es una de las técnicas más utilizadas en estos casos.

Una vez el paciente se encuentre estabilizado en su dolor, es fundamental la implicación activa en la realización de ejercicios para mantener en buen estado la estructura, así como por parte nuestra enseñar a los pacientes hábitos de vida saludables. Para ello el método pilates es una gran herramienta.

Puedes ver un pequeño ejemplo de ejercicios que se realizan en Pilates, en nuestro canal de Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=TeNJKOdGRl0

Aquí damos por concluida nuestra entrada de hoy. Si tenéis cualquier duda no dudéis en preguntarnos.

 

 

Leave A Comment