Home>Noticias>Tendinitis

Tendinitis

Vamos a hablar sobre una patología que trae de cabeza a más de un paciente que nos visita en consulta, la tendinitis.

Podemos definirla como una lesión que afecta al tejido (tendón) de unión entre el músculo y articulación (hueso) provocando la inflamación, irritación o hinchazón de dicho tejido fibroso.

Se llama entesis, a la zona de unión del tendón con el hueso.

El proceso de tendinitis cursa con una fase de inflamación, que lleva aparejada una hipoxia (disminución de aporte de oxígeno) y acumulación de desechos de metabolismo celular (creándose un ambiente ligeramente ácido) provocando una degeneración de fibras del tejido afectado.

Actualmente algunos autores coinciden en que el proceso inflamatorio sólo llega a durar unos días , de ahí que se emplee el término “tendinosis” o “tendinopatía”.

El tendón es una estructura poco vascularizada, compuesto por un 30% de colágeno , un 2% de elastina y 60% agua.

 

Sintomatología.

Cuando es de carácter agudo, el dolor es en una zona en concreto, y llega a limitar la función (andar, correr, saltar, flexionar, extender…) puede llegar a limitar la fuerza con la que ejecutamos un movimiento, así como aumentar la sensibilidad alrededor de la zona principalmente afectada.

Cuando es crónica debido a que llevamos meses con la sintomatología, el dolor se vuelve menos localizado y tiende a ser difuso en un área más grande.

Llega a aumentar cuando forzamos al realizar algúna actividad física que irrita la zona lesionada, y acaba la mayoría de las veces haciéndonos desistir de tal actividad…

 

Clasificación de los grados de las tendinitis según los autores Roels y Martens.

  • GRADO I: agrupa los casos en los cuales el dolor aparece después de la actividad física, y que no llega a dificultar la práctica de la actividad deportiva.
  • GRADO II: cuando el dolor aparece al inicio de la actividad deportiva, en el calentamiento, o los primeros minutos de actividad y luego desaparece. Aquí tampoco existe una repercusión sobre la actividad.
  • GRADO III: corresponde a los casos en que el dolor es permanentedurante toda la práctica deportiva , provocando una disminución en la cantidad o en la cualidad del ejercicio. Aquí nos llegamos a ver obligados a parar la actividad.
  • GRADO IV: ruptura del tendón.

 

Factores asociados a las lesiones del tendón.

  • Edad;  hay patologías como el “Osgood-Schalatter”  en cuyo caso es más frecuente encontrar dicha patología en el adolescente. Por otra parte es más común encontrar lesiones en el adulto por sobreuso.
  • Sexo; estadísticamente hay predispoción en el sexo másculino, aunque por sobreuso las estadísticas se igualan.
  • Grupo sanguíneo ; los deportistas del grupo 0 tienen un mayor riesgo de contraer esta  lesión.
  • Malalineación; ya sea a nivel de miembros superiores o inferiores, teniendo como resultado que las palancas articulares “fuercen” posiciones en las que ligamentos y tendones tengan que funcionar de manera inadecuada.
  • Dismetrias en extremidades.
  • Insuficiencia o desequilibrio muscular.
  • Debilidad estructural en ciertas zonas de la anatomía humana, como son las zonas críticas de vascularización,las correderas tendinosas y los compartimentos musculares con riesgo potencial de isquemia.
  • Déficid de regeneración de los tejidos.
  • Errores de entrenamiento : volumen , intensidad, recuperaciones.
  • Superficies de práctica deportiva.
  • Calzado o material empleado para la práctica deportiva.
  • Lesiones antiguas mal curadas ; esguinces antiguos no tratados, patología lumbo-pélvica…

 

Diagnostico y tratamiento.

Siempre recomendamos que cuando se acuda al médico de cabecera o al traumatólogo para que sea el que realice el diagnóstico , con las pruebas que considere oportunas, así como aconsejarnos acerca del tratamiento a seguir, sea a través de terapias físicas (fisioterapia), o farmacológico.

En cuanto a la fisioterapia, lo primero es hacer una correcta anamnesis, para conocer de primera mano el problema del paciente, así como saber el origen, la intensidad, cuándo, cómo…

El tratamiento variará en función del área del dolor, de la intensidad, y de qué parte de la anatomía humana se encuentra el mismo.

El conjunto de técnicas que podamos usar para abordar el problema también es variado (terapia manual, punción seca, ultrasonidos, vendajes, calor, frio…) y siempre irán determinados a paliar la sintomatología que presenta el paciente, así como a dar con el origen del problema (podemos llegar a tener una tendinitis de los tendones epicondileos ( epicondilitis o codo de tenista) causado por una disfunción de origen cervical o una tendinitis de la pata de ganso provocada por una disfunción de origen lumbar).

El objetivo es erradicar el proceso de la tendinopatía, e ir controlando la evolución en el periodo de la recuperación del paciente, hasta de nuevo volver a la actividad física o deportivas con garantías de no volver a sufrir recaídas de la lesión.

Deseamos que os haya gustado este aporte y que pueda resolver vuestras dudas al respecto. Caso contrario, será un placer atender vuestras consultas.

Leave A Comment