Home>Noticias>la punción seca, ¿por qué mi fisio me quiere pinchar?
  • ¿Por qué me quieren hacer punción seca?

la punción seca, ¿por qué mi fisio me quiere pinchar?

Vamos a hablar sobre el tratamiento del síndrome del dolor miofascial a través de la punción seca (agujas similares a las de acupuntura pero más largas).

Voy a haceros una breve introducción para que entendáis en qué consiste y sobre qué actuamos cuando hacemos la punción seca.

 

El síndrome del dolor miofascial (SDM) podemos definirlo como el conjunto de signos y síntomas causados por los puntos gatillos miofasciales (PGM), como son el dolor, (que se puede experimentar en una zona lejana de donde se encuentra el PGM responsable), debilidad muscular, fatiga, fibrilaciones y retardo en la recuperación muscular después de la actividad muscular.

 

Los PGM son zonas de tejido donde se acumula una tensión (contractura) debido a una disfunción en la placa motora del musculo (zona donde el nervio en su porción más distal, conecta con la musculatura para hacer que este se relaje o se contraiga).

Estas zonas son fácilmente palpables, encontrando bandas tensas en la musculatura.

Además es cuantificable por electromiografía, encontrando un resultado eléctrico espontaneo y anómalo del músculo.

También aparecen en la zona afectada, una mayor concentración de varias sustancias inflamatorias: citoquinas, catecolaminas (bradicina, sustancia P, interleucina-1B), neuropéptidos. Todo este conjunto de sustancias van a favorecer la sensibilización del tejido afectado, por su acción sobre los nociceptores (Golgi, Paccini, Meisner, Krause, Rufini), lo que justifica la hiperalgesia y la alodinia en los PGM.

Encontraremos también un PH en la zona afectada bajo (ácido) debido a la hipoxia tisular y a la falta de afluencia sanguínea que hace que la zona afectada no tiene el aporte necesario para funcionar normalmente.

 

Encuadramos las técnicas de punción seca en dos tipos: la superficial y la profunda.

  • En la primera (más conocida como la técnica de Baldry) la aguja se queda en los tejidos supra adyacentes al PGM con una profundidad máxima de 1 cm y se debe mantener puesta unos 15 minutos, pudiéndose manipular para buscar estímulos dolorosos.
  • En la segunda (técnica de Hong) la aguja atraviesa el PGM y busca ocasionar una respuesta de estímulo local (REL) (un espasmo involuntario del musculo, parecido a como cuando nos da un calambre).

En esta técnica, se utiliza la entrada y salida de la aguja, o haciéndola girar enrollando el tejido fascial hasta que desaparecen o minimizan la sensación dolorosa, o hasta la tolerancia del paciente ( hay que reconocer que no a todos los pacientes les resulta agradable  la punción seca ) .

 

Para que la punción seca sea exitosa, se debe tener un amplio conocimiento de la anotomía y habilidad palpatoria para identificar al PGM, de ahí que se recomienda que este tipo de técnicas las realice un fisioterapeuta con conocimientos en la materia.

Se debe tener para su realización unas condiciones de asepsia, para lo cual el fisioterapeuta que nos va a realizar la punción seca, usará guantes, alcohol para desinfectar la zona a tratar, así como agujas de un solo uso, que permanecen cerradas en su envase correspondiente.

 

¿Por qué mejora el músculo tras la punción seca?

Cuando la aguja atraviesa el punto gatillo, se va producir una contracción involuntaria del músculo, que provoca un estiramiento de las fibras musculares que permanecían contraídas.

Por tanto conseguimos mediante este estímulo, romper la contracción permanente del músculo afectado, y por ello disminuye su tensión.

La punción seca logra por tanto, al mejorar la relajación de la fibra muscular, a que la situación de hipoxia en el punto gatillo disminuya, mejorando la irrigación sanguínea en la zona, y como consecuencia, las sustancias irritantes e inflamatorias (citoquinas, catecolaminas…) disminuyen, aliviando también la situación de acidez tisular.

El músculo afectado poco a poco irá regenerándose y recuperando su actividad normal (contracción-relajación).

El paciente tras la punción seca, estará algo dolorido (entre 24-48 hr). Este dolor puede aliviarse con el uso de analgésicos comunes o utilizando calor seco o frio según los casos.

Tras esos días, no solo desaparecerá el dolor local, sino que también lo hará el dolor referido a otras zonas distales del foco inicial.

El tratamiento de estos puntos gatillo a través de punción seca es muy útil en el tratamiento de lumbalgias y ciáticas.

 

En resumen podemos decir que la punción seca, hace la función de “resetear” a la fibra muscular en su placa motora, ocasionando unos cambios bioquímicos a nivel celular, que regeneran al musculo dañado y restablecen su fisiología .

 

¿Existe alguna contraindicación para hacerme la punción seca?

-Fobia a las agujas.

-Alergia al metal.

-Coagulopatías.

 

Deseo que el aporte os haya gustado y que a partir de ahora penseis en la punción seca como una gran aliada para vuestros problemas musculares y no ¡como una herramienta de tortura!

 

 

 

 

Leave A Comment