La leche y su relación con la osteoporosis.

Home>Noticias>La leche y su relación con la osteoporosis.

La leche y su relación con la osteoporosis.

En nuestra cultura, hablar del aporte del calcio, es hablar sobre la leche y derivados.
Las principales razones que nos han llevado a utilizar la leche para ser nuestro aporte de calcio es por la cantidad del mismo que tiene (119 mg en 100gr.), la lactosa de la leche mejora la absorción del calcio, la manera en que el calcio se presenta en la leche ( caseinatos y fosfatos ).
Las desventajas de la leche como fuente de calcio, son entre otras que el calcio de la leche está ligado a sus proteínas lo cual lo hace difícil de digerir por nuestro organismo, esta proteína nos genera a su vez “acidificación sanguínea“, proceso que es neutralizado mediante la extracción de minerales ” alcalinos “”de nuestros huesos y posterior eliminación a través de la orina. Personas que son intolerantes a la lactosa van a tener irritación intestinal y dificultad para su asimilación.
La leche es pobre en magnesio y en vitamina C, que son importantes para que se realice la absorción del calcio, además el calcio también es mejor asimilado si el alimento que lo contiene tiene una proporción de calcio y fosforo equilibrada en un 50%, siendo la leche superior en este aspecto (119mg de calcio y 93,4mg de fosforo por cada 100gr. )

Conocemos como osteoporosis como la perdida de calcio en los huesos, por su principal función de darle más consistencia a los huesos.
Diferentes estudios ( Dr. William Ellis ) han llegado a demostrar que la osteoporosis es mucho más frecuente en poblaciones que tienen un alto consumo de leche y en productos derivados del lácteo, como por ejemplo que personas de 65 años vegetarianas, tienen de entre 5 y 6 veces menos perdida de hueso, que otros de la misma edad que tomaban productos lácteos, así como a través de análisis de sangre que revelaban que los nivele más bajos de calcio fueron hallados entre quienes consumían 4 o 5 vasos de leche al día.
En condiciones normales nuestro organismo es capaz de asimilar entre un 20 a un 30% de calcio, pero hay casos que nos dificultan la absorción como son los antiácidos ( inhiben la acidez estomacal necesaria para la absorción del calcio ), el exceso de fibra ( que atrapan moléculas de calcio ), los fosfatos de los aditivos químicos presentes en muchos embutidos, comidas enlatadas ), el uso frecuente de laxantes que acaba empeorando la absorción del calcio.
Por el contrario, hay elementos que facilitan la absorción del calcio, como es la vitamina D (tomar el sol con precaución), la vitamina C, el magnesio ( ayuda a la absorción de la vitamina D ), alimentos vegetales frescos.

Además, nos encontramos con otros alimentos que nada nos favorecen para retener el calcio en nuestros huesos, como todos aquellos que contengan azúcar refinada ( incrementan la expulsión por la orina del calcio ), una ingesta elevada o frecuente de sal que nos lleva a subir niveles de sodio, que altera a su vez al metabolismo del calcio, la ingesta de fosforo a través de refrescos embotellados, carnes envasadas o tratadas con agroquímicos ( nos lleva a tener dificultad para la absorción de nutrientes a nivel intestinal ), el café en exceso ( 5-8 tazas día ) y el alcohol.
Por todo lo expuesto, es muy normal que hayáis ido alguna vez a un homeópata, naturópata, nutricionista, e incluso un osteópata, y os han recomendado que dejéis de tomar leche, ya que la recomendación de toda la vida de tomar la misma, resulta equivocada y lesiva a largo plazo tomándola con frecuencia.
Por suerte, podemos encontrar otras fuentes de calcio en otros alimentos:
Algas de mar, vegetales ( sobre todo los de color verde ) , soja, algunos frutos secos ( pero muchos de ellos contienen fósforo, aunque contienen magnesio y otros nutrientes beneficiosos para la salud ósea ), legumbres, en especial las alubias, sardinas.

Espero que os haya gustado y resultado de interés 😉

Leave A Comment