Hernias Discales

Home>Noticias>Hernias Discales

Hernias Discales

Frecuentemente acuden a nuestra consulta pacientes diagnosticados de hernias discales ( bien cervical o bien lumbar suelen ser los casos más comunes ) y ante ellos se puede atisbar la falta de información o la información errónea que han adquirido, lo cual lleva al paciente a tener muchas dudas y ser muy reacios a recibir tratamiento por un fisioterapeuta u osteópata.
Para intentar aclarar algunos conceptos sobre las hernias, vamos a explicar brevemente en qué consisten, qué síntomas tienen, qué ha podido causarlas y qué tratamiento puede recibirse.

¿Qué son las hernias discales?
La columna está formada por un conjunto de vértebras que se articulan entre sí, y entre estas encontramos al disco intervertebral, cuya función es la de amortiguar y dar estabilidad al conjunto de la columna.
El disco intervertebral consta de dos partes; anillo fibroso (es una estructura con forma circular que se estrecha según vamos hacia el centro) y el núcleo (zona densa de tejido blando que es cercada por el anillo).
Para revestir a la columna, también contaremos con importantes y potentes ligamentos, así como músculos y una amplia red nerviosa.
La hernia es cuando el núcleo se desplaza hacia el exterior rompiendo las capas del anillo fibroso mas externas y comprime las estructuras vecinas a su paso. La protrusión discal por el contrario, rompe las capas más internas del anillo fibroso.

¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas de una hernia discal son muy variables, de hecho, muchas hernias discales pueden durante mucho tiempo no dar ninguna sintomatología.
Los síntomas comunes pueden ser sensación de entumecimiento, sensación de calambre, cosquilleo, pérdida de sensibilidad, pérdida de fuerza en la extremidad afectada así como dolor local o referido en zonas lejos de la lesión. Además podemos encontrar pérdida de reflejos por la afectación nerviosa y alteración en la postura corporal para lograr minimizar el dolor (postura antiálgica).

¿Cómo puedo saber si es una hernia o protrusión?
Normalmente es necesaria una resonancia magnética nuclear (RMN) o una tomografía (TAC) y alguna otra prueba complementaria como una electromiografía (para evaluar la pérdida de señal nerviosa sobre los músculos).

¿Qué ha podido causarme la hernia?
Normalmente la hernia o protrusión aparecen en zonas de la columna que tienen un exceso de movilidad (hipermovilidad). En estas zonas podemos decir que cuando nos disponemos a hacer una flexión de columna siempre es donde más flexión se realiza, debido a que en otras zonas de la columna (bien por encima o debajo de la vertebra hipermóvil) existe el caso contrario, una vértebra que no se mueve todo lo que debiera (hipomóvil), y que por tanto no realiza su juego articular de manera correcta.
Es por esto mismo que la vértebra hipermóvil tiene que esforzarse en suplir esa falta de movilidad existente en su compañera.

A la hora de valorar las causas de una hernia discal, siempre se tienen en cuenta los factores mecánicos como ejercicios repetitivos, malas posturas. Estos factores mecánicos predisponen en la mayoría de casos a que se vayan dando las circunstancias para que los elementos de contención del núcleo del disco vayan debilitándose y que por tanto estemos favoreciendo ese origen de la lesión.
Pero además pueden existir otro tipo de factores que igualmente predisponen a sufrir este tipo de lesión, como puede ser disfunciones viscerales, sedentarismo, estado emocional, estrés entre otros.

¿Qué tratamiento puedo recibir?

Nuestra recomendación es que siempre se acuda al médico, que es la persona indicada para iniciar las pruebas diagnósticas de dicha patología, y que en caso de ser positivo, sea el que proponga medidas de tratamiento para tal lesión.

En muchos casos, las medidas de tratamientos iniciadas corresponden a tratamientos conservadores como son los antiinflamatorios y analgésicos, pueden recomendarse inyectables, y acudir al FISIOTERAPEUTA.

Para los casos más extremos donde la sintomatología pone en serio compromiso la estructura nerviosa del paciente, se recomendará intervención quirúrgica.

Con mayor frecuencia la fisioterapia y la osteopatía juegan un papel muy importante en el tratamiento del dolor de hernia discal. Sus métodos no sólo ofrecen un alivio al dolor, sino que es una alternativa a un tratamiento quirúrgico en un alto porcentaje de los casos.

Podemos hacer una clasificación de las técnicas que normalmente pueden emplearse,

Técnicas pasivas: el terapeuta es el que las realiza sobre el paciente.

-Termoterapia; onda corta, calor seco.
-Corrientes eléctricas (TENS)
-Hidroterapia
-Magnetoterapia
-Osteopatía:
– Masoterapia y punción seca.
– Técnicas de movilidad articular
– Técnicas fasciales
– Técnicas estructurales
– Trabajo visceral
Terapia cráneo – sacra

Técnicas activas: implican la colaboración activa del paciente

– Ejercicios de tonificación de musculatura
Ejercicios de movilidad articular
– Ejercicios de elasticidad
– Ejercicio sin impacto ( bicicleta, elíptica, natación, )
– Cuidado postural.

Espero que os sea de ayuda a la par que interesante y como siempre, os invito a que si tenéis alguna duda no dudéis en hacérnosla llegar.

Leave A Comment