Tratamiento craneal – Trabajando las estructuras del cráneo.

Home>Noticias>Tratamiento craneal – Trabajando las estructuras del cráneo.

Tratamiento craneal – Trabajando las estructuras del cráneo.

Recientemente le estuve explicando a un paciente con problemas en su maxilar y con aparato de ortodoncia, que los dolores de cabeza así como las diferentes sensaciones de congestión, sinusitis e hipersensibilidad alrededor de la zona de influencia de dicha ortodoncia ( sobre todo huesos cigomático y temporales ) era producido por una serie de disfunciones en las articulaciones y sistema membranoso de su cráneo, siendo el aparato el responsable de incrementar esas tensiones para corregir su problema óseo.

A raíz de esta breve explicación surgieron preguntas acerca de las diferentes articulaciones y membranas que existen en el interior del cráneo y de cómo las tratamos para que el paciente vea aliviado su molestia constante.

Nos resulta necesario explicarle al paciente cómo funciona y cómo se “mueven” los diferentes huesos del cráneo para encontrar su problema para luego poder tratarlo, ya que lejos de la convencional técnica de masoterapia donde podemos ejercer una presión importante, en el tratamiento craneal la presión que ejercemos con nuestras manos llega a lo sumo a 5 gramos de presión.

BREVE HISTORIA DE LOS INICIOS.

El descubridor de la terapia craneal es William G. Sutherland, discípulo directo de Still ( padre de la osteopatía ) que comenzó a trabajar y experimentar los movimientos del cráneo en los años 30 en EE.UU.

Se percató de que el cráneo tiene un movimiento de expansión ( la cabeza se hincha o fase de flexión ) y después otro de retracción ( la cabeza se estrecha o fase de extensión), como si se tratase de un sistema de bombeo innato del propio cráneo. Pero además se dio cuenta de que el movimiento del sacro se correspondía sincrónicamente con el hueso posterior de la cabeza ( occipital ) , de ahí su nombre “ ritmo cráneo – sacro “.

BREVE DESCRIPCIÓN ANATÓMICA .

El cráneo consta de 22 huesos y más de 100 suturas ( zonas donde se osifican y unen los diferentes huesos unos con otros ).

                                                     craneo separado

Además el cráneo está revestido por un tapizado de 3 capas , siendo la más externa la capa duramadre ( donde ponen la epidural ) , aracnoides es la capa media, y piamadre la capa más interna y más vascularizada en contacto más intimo con el cerebro.

Pero es la duramadre, la que va a formar unos tabiques en el cráneo que llegan a ser como dos grandes ligamentos : uno vertical , llamado la “hoz del cerebro “ y otro horizontal : “ tienda del cerebelo “. Ambos se insertan fuertemente en el propio periostio del hueso . Al conjunto de estos tabiques se les conoce como : “ membranas de tensión recíproca “.

Este tapizado además, va a discurrir protegiendo a la médula espinal y va a llegar hasta el propio coxis

                                          .membranas tension

Por ello cualquier tensión anormal de la capa de la “ duramadre “ , nos alterará la vascularización del cráneo, nos alterará la circulación del líquido céfalo raquídeo , nos puede producir cefaleas tensionales, limitar la movilidad de los huesos del cráneo o alterar la funcionalidad de los nervios espinales.

Por otra parte, describir que la articulación más importante es la formada por dos huesos en el cráneo : el occipital ( el hueso posterior de la cabeza ) y el esfenoides ( el que aloja a la glándula hipófisis ) .

Escogemos a este par de huesos porque el occipital “ gobierna “ a los huesos posteriores del cráneo ( temporal, cigomático, parietal, mandíbula, hiodes ) , y el esfenoides a los de la parte anterior ( etmoides, palatino, vómer, maxilar, frontal, lacrimal, nasal ).

Ésta articulación se llama “ esfenobasilar “, origen de muchas de las disfunciones que encontramos en clínica.

Todas estas estructuras óseas se ven influenciadas por las membranas de tensión recíproca de la duramadre…

BREVE DESCRIPCIÓN DEL DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO .

Lo que va a hacer el terapeuta con su paciente en una primera instancia, es valorar el ritmo de movilidad del cráneo ( ver como se ensancha y como se estrecha ) así como evaluar la sincronía, la fuerza, la frecuencia, la amplitud…

Para ello se vale de sus manos, colocándolas en diferentes partes de la cabeza del paciente, con una presión extremadamente ligera como para no alterar ni condicionar el propio ritmo del cráneo.

Dependiendo de la sensibilidad y de la pericia del terapeuta, va a ser capaz a través de sus manos de sentir la movilidad de las diferentes estructuras craneales así como la ausencia de los mismos para establecer un diagnóstico y un correcto orden de tratamiento para el tratamiento de las disfunciones encontradas.

El objetivo del tratamiento es equilibrar las tensiones membranosas del los huesos que forman el cráneo y normalizar el ritmo, lo que nos llevará a liberar vías circulatorias, endocrinas, nerviosas.

Ocasionalmente el paciente puede sentir durante el tratamiento craneal sensaciones de calor o sudoración, movimientos oscilantes, contracciones involuntarias, relajación de tejidos, e incluso aparición de recuerdos o sentimientos.

Algunas otras de las indicaciones de ésta terapia son:

  • Neuralgias ( faciales, oculares, dentales ).

  • Alteraciones sentidos ( visión, olfato, gusto, audición ).

  • Alteraciones del equilibrio.

  • Recién nacidos ( por lesiones tras el parto por fórceps , ventosas… ).

  • Fases depresivas por alteración de fases simpática / parasimpática.

  • Problemas digestivos.

Deseo que os haya sido de ayuda. Como siempre, estaremos encantados de recibir vuestras dudas o consultas .

Leave A Comment