Home>Noticias>Sindrome Compartimental, afección típica el los runners: Sindrome Compartimental
  • sindrome compartimental

Sindrome Compartimental, afección típica el los runners: Sindrome Compartimental

Hoy toca hablaros del SINDROME COMPARTIMENTAL,  lesión que ocurre en gran cantidad de personas pero que a consecuencia de un mal diagnóstico, puede ser confundida y por lo tanto su tratamiento inefectivo por completo.

Seguramente muchos jamás hayáis oído hablar del sindrome compartimental pero ¿qué es? Es una afectación del sistema vascular y nervioso provocado por un aumento de la presión que generan los músculos contenidos en un compartimento. Hablando para que todos comprendáis de qué se trata este sindrome compartimental ,es una compresión, generada porque el músculo se dilata demasiado en relación a su compartimento ( habitáculo ), sobre las arterias, venas y/o nervios

En ciertas zonas de nuestro cuerpo como es la parte anterior de la tibia, todas estas estructuras se encuentran íntimamente juntas dentro de una cavidad inextensible ( fascias ), por lo que si el músculo se dilata como consecuencia un ejercicio importante puede generar síntomas como: dolor intenso que solo remite al reposo, pérdida de fuerza,  adormecimiento de la zona e incluso cambios de color en la piel. Este sindrome compartimental  puede provocar parálisis y ausencia del pulso sobre la arteria comprimida. Estos  signos tardíos  deben ser atendidos con urgencia mediante cirugía.

Este sindrome compartimental afecta a personas enyesadas de forma incorrecta, aficionados a montar en moto o pianistas ( la localización de la lesión en estos casos es sobre el antebrazo ), pero en gran proporción asientan sobre el compartimento del tibial anterior ( parte anterior tibia ) y se da en corredores de medio-largo fondo. ¿Por qué razón? Evidentemente porque es un deporte comúnmente practicado y porque el sobreentrenamiento, la utilización de calzado inadecuado y la falta de reposo están a la orden del día. Por lo tanto, no hace falta ser un deportista de élite para sufrir este sindrome compartimental ni mucho menos.

El diagnóstico médico del sindrome compartimental se basa en la sintomatología  y se confirma con la utilización de eco-doppler que indique una afectación vasculo-nerviosa.

El tratamiento del sindrome compartimental dependerá de en qué fase nos encontremos, pero existen unas indicaciones fundamentales para los casos localizados en la zona tibial (corredores de fondo ). En el sindrome compartimental lo primero sería pautar reposo de la actividad que ha generado dicha lesión, después observar si existe una pisada incorrecta que lo esté agravando y corregirla y por último modificar la superficie sobre la que se entrena procurando que la amortiguación sea mayor. Si lo anterior no lo tenéis en cuenta, no habrá recuperación total.

Podemos dividir el tratamiento del sindrome compartimental en dos fases:

  • Aguda: Se refiere a un proceso reciente. El tratamiento será conservador realizando Fisioterapia, Osteopatía y tratamiento farmacológico ( Antiinflamatorios ). El frío local puede calmar bastante el dolor aunque no es conveniente abusar de él, por lo que no debe colocarse más de 15 minutos seguidos sobre la zona. A través de estas herramientas se solucionan la gran mayoría de los casos.
  • Crónica: Nos referimos a los casos en los que no se ha conseguido mejoría con el tratamiento conservador y el proceso lleva instaurado varios meses. El proceso a seguir sería quirúrgico realizando una fasciotomía, es decir creando un espacio mayor para que esa dilatación muscular no comprima arterias y nervios. Los resultados de éxito son altos.

Hemos hablado de un tema no muy conocido pero no por ello menos importante ya que existen muchos casos de sindrome compartimental no diagnosticados correctamente.

Una de las formas más fáciles de poder evitar este sindrome compartimental es siempre hacer una correcta preparación previa al inicio de la actividad.

By |26 de noviembre de 2017|Noticias|0 Comments

Leave A Comment