Roturas Fibrilares

Home>Noticias>Roturas Fibrilares

Roturas Fibrilares

Como el propio nombre indica, se trata de un desgarro de las fibras que componen un músculo. Habitualmente se producen en músculos que llamamos biarticulares, es decir aquellos que tienen un origen en una articulación e inserción en otra distinta. Con mayor frecuencia se dan en músculos de las piernas ( Isquiotibiales, recto anterior del cuádriceps, sóleo y gemelo ), pero también hemos tenido pacientes con roturas de músculos del tronco y brazos.

Por lo general las roturas fibrilares se producen en gestos explosivos como son cargas importantes de pesos, sprints de velocidad y cambios de ritmo pero cuando un músculo se encuentra en un estado de desgaste importante, cualquier gesto mínimo pueden provocarlas.

Cuando la rotura se genera, el paciente siente dolor fuerte en forma de “pedrada” con incapacidad para realizar movimientos y continuar con su actividad. Si hay una rotura fibrilar importante se observa una depresión en el vientre muscular.

Pasadas horas se puede observar inflamada la zona y poco después aparecerá el clásico hematoma.

Nada más sufrir dicha rotura, el paciente debe aplicarse frío local y después acudir a su médico para que diagnostique la lesión y valore la realización de un vendaje compresivo con una venda semielástica. Posteriormente se debe mantener el miembro afecto elevado y tener reposo. Todo esto ayuda a que la inflamación disminuya siendo más pronta la recuperación.

Hay diferentes grados de severidad en función a la zona donde se provoque la rotura y centímetros de longitud de la misma. En la práctica deportiva profesional hablaremos de una semana de recuperación por centímetro de rotura generado. Esto solo lo podemos saber con un estudio ecográfico o resonancia magnética.

En caso de un desgarro total del vientre muscular, el tratamiento a seguir sería quirúrgico. Es muy poco habitual.

En función del grado de lesión de la rotura fibrilar se necesita un tiempo u otro de reposo relativo antes de acudir a la valoración, exploración y tratamiento por parte de un fisioterapeuta.  

Esperamos que os haya gustado la lectura. Como siempre os animamos a participar con vuestras dudas y/o sugerencias.

Os esperamos en la próxima entrada.

By |10 de noviembre de 2015|Noticias|0 Comments

Leave A Comment