Home>Noticias>Cervicalgia

Cervicalgia

La cervicalgia es una  de las patologías más frecuente en consulta y que más síntomas asociados llega a tener en el resto del cuerpo.

Decir cervicalgia es una manera generalizada de decir que existe un “problema” en la columna cervical.

Una cervicalgia  no solo nos ocasionará una rigidez o pérdida de movilidad en la musculatura del cuello. Puede derivar en  cefaleas, migrañas, acúfenos, dolor mandíbula,  en los  hombros-brazos, digestiones pesadas, tensión del diafragma entre otros…

Cada cervicalgia es distinta, y por ello se requiere una atención especial a cada caso en concreto, teniendo en cuenta siempre el estado del paciente así como su historial y antecedentes médicos.

 

Descripción breve de anatomía.

 

Las cervicales constan de 7 vértebras y de 8 pares de nervios cervicales.

La función principal de estas vértebras es la de proteger la medula espinal y de soportar el cráneo, así como de permitir movimiento del mismo.

Un sistema complejo de ligamentos, fascias, músculos ayuda a soportar y estabilizar la columna cervical. En una cervicalgia estos sistemas se ven siempre afectados.

Una característica de las vértebras cervicales es que presentan unos agujeros labrados en el hueso para que discurra la arteria vertebral en su ascenso hacia el cráneo. Esta arteria junto con la carótida, son las que irrigan de sangre al cráneo.

Otra característica más es la curvatura que la unión de las 7 vértebras produce. Su función es la de amortiguar y absorber las cargas producidas por la movilidad.  Cuando se pierde esa curvatura se dice que existe rectificación cervical, siendo más frecuentes las cervicalgias.

 

Causas de la cervicalgia.

 

Pueden tener su origen en diversos factores. Los más frecuentes suelen ser los traumatismos, incluyendo accidentes de tráfico.

  • Los traumatismos pueden llegar a ocasionar una clínica dolorosa como es la cervicalgia más tarde, debido a por ejemplo haber tenido una mala postura  o una mala oclusión mandibular continuada, teniendo una adaptación defensiva del cuerpo que acaba alterando a los sistemas articulares y musculares e incluso durales (capa que recubre la médula ) agotando sus recursos de compensación formándose  bloqueos articulares en algunas vértebras, e incluso tensión en partes blandas como puede ser tejido ligamentario, fascial , vascular…                    Es posible que incluso el traumatismo haya sido en un lugar alejado de la zona cervical, o que hasta una dismetría de miembros inferiores pueda ser la causante de esas compensaciones que generarán un estrés en nuestro cuello generándonos cervicalgia.

 

  • Otra causa de cervicalgia puede ser por el origen de esfuerzos superando nuestra capacidad muscular o por el uso repetitivo de los mismos, ocasionando unas tensiones en la musculatura que acaban afectando la movilidad general del cuello.

 

  • Enfermedades como la artritis reumatoide o la espondilitis anquilosante que van haciendo que la columna sea más rígida y por tanto menos móvil suele ser otra de las causas importantes en cervicalgias de repetición.

 

  • El estrés y la tensión muscular en la zona de la cintura escapular-dorsal, así como las malas posturas y una falta de equilibrio tónico de la musculatura del cuello y el tronco.

 

 

Independientemente de la cervicalgia que el paciente tenga, el fisioterapeuta nos realizará una anamnesis y una batería de pruebas para ir descartando lo que se conoce como “banderas rojas “que son contraindicaciones absolutas de tratamiento de fisioterapia debiendo derivar al servicio médico, ya que hay afecciones graves que puede que no estén manifestándose del todo pero comienzan a dar síntomas que para el paciente pueden estar pasando desapercibidas.

 

Diagnostico.

Normalmente los pacientes suele aportar radiografías, TAC, o resonancias. Además se pueden realizar electromiografías para analizar la actividad del músculo en reposo y durante la activación voluntaria del mismo.

El fisioterapeuta previa anamnesis, se valdrá de su formación y experiencia en la patología de cervicalgia, para realizar diferentes test que le permitan comparar unos con otros para descartar patologías articulares, vasculares y neurológicas y poder llevar a cabo según qué tratamientos o por el contrario derivar al médico (traumatólogo o neurólogo).

 

 

¿Por qué es tan importante y delicada la zona cervical? ¿Contraindicaciones?

 

Hicimos mención anteriormente más arriba que las cervicales tenían un agujero labrado en su interior para dar protección a la arteria vertebral.

La arteria carótida discurre ventral y ligeramente lateral a ambos lados del cuello.

Estas arterias hacen que la zona del cuello en su movilización y manipulación por parte del fisioterapeuta se requieran conocimientos anatómicos, habilidad técnica y delicadeza para que en caso de una existir una cervicalgia, mediante el uso de técnicas suaves podamos ir eliminando la tensión existente para que el paciente vaya recuperando sus buenas sensaciones en la zona afectada por la inflamación y la tensión.

Claro está que a veces, puede ser que la arteria esté en riesgo por un estado de tensión en la misma, y la musculatura se contrae fuertemente para proteger a la arteria. En este tipo de caso, una manipulación cervical en alta velocidad está CONTRAINDICADA, habiendo que trabajar el tejido blando y la arteria y ver la evolución en cuanto a la posible restricción de movilidad en la zona, tanto de la movilidad especifica de la propia arteria como a nivel global en el cuello.

Mención aparte a la vena yugular, que drena la sangre de la cabeza, y que también requiere especial atención por su importancia por ejemplo en las cefaleas congestivas que en muchas ocasiones acaban dando cervicalgias.

Hay que tener en cuenta si existe artrosis cervical (crecimiento de hueso para estabilizar la zona), ya que las técnicas en alta velocidad están contraindicadas por riesgo de que se desprenda algún fragmento de hueso y pueda lesionar ligamento,  arteria, vena o incluso médula. El riesgo sería aún mayor si se presenta osteoporosis, ha habido una caída y no se ha realizado radiografía y por tanto no sabemos si puede existir fractura, o que exista algún tipo de enfermedad ósea relevante.

Se hace muy importante conocer el estado óseo y articular de la zona del cuello, ya que con ello el fisioterapeuta podrá contar con una valiosa información del estado de salud de la zona. Por ello es conveniente aportar una radiografía, una resonancia magnética…

 

Así que ya sabéis, si tenéis una cervicalgia lo importante es que siempre  seáis atendidos por profesionales de salud cualificados ( médicos, fisioterapeutas )  dejando vuestras cervicales en manos expertas.

Espero que este pequeño aporte pueda resolver vuestras dudas, y en caso contrario, os animamos a que os pongáis en contacto con nosotros.

 

 

Leave A Comment